El saxofón en España desde 1980 al 2000.

Por Francisco Martínez

La historia del saxofón durante los últimos 20 años del siglo XX ha sido muy intensa y ha marcado la evolución del saxofón español en el devenir europeo. A principios de los setenta fue cuando se abrieron las catedras de los conservatorios de Barcelona[1], Valencia y Madrid y  es cuando el saxofón pasa a ser una enseñanza oficial en los conservatorios y sobre todo lo más destacable es que deja de impartirse  la disciplina por clarinetistas para ser ofertada por especialistas del instrumento y seguro que  todos saben que los primeros fueron Adolfo Ventas (1969), Miguel Llopis (1976) y Pedro Iturralde (1978).

Desde 1981 que me titulé como profesor superior de saxofón tuve la suerte de vivir intensamente muchos de los  acontecimientos más importantes sucedidos en el saxofón, tanto en España como fuera de ella. En estos momentos,  si tengo que recordar alguna anécdota divertida de mi época de estudiante y de miembro de la banda de San Juan de Alicante, lo más gratificante fueron las Jornadas de Convivencia que organizó la Diputación de Alicante y que se llevaban a cabo en el Colegio de Ferroviarios enfrente del actual Conservatorio Superior de Música de Alicante, en el Castillo de San Fernando.  Recuerdo que asistí  a esas jornadas dos o tres años y evoco unos conciertos memorables en el Pabellón de Deportes de Alicante, con una banda que formábamos de más de 150 intérpretes. Una de las veces y en un ensayo general antes del concierto mi colega de Rafal y yo mismo,  nos levantamos a la hora de hacer un solo, y fue uno de los momentos más divertidos, entre otros, que ahora recuerdo.

A partir de los años 80 empecé a  viajar a Francia para mejorar mi formación. En 1982 viajé al Curso Internacional de Niza donde conocí a Daniel Deffayet, al año siguiente repetí y fui a realizar 2 cursos, el de Niza y otro a Annecy,  y así hasta 10 viajes a Francia a estudiar con mi maestro, en cursos de 25 y 30 días de duración a veces, con más de 200 horas lectivas recibidas, y una gran cantidad de obras de saxofón trabajadas con él y muchas más revisadas de errores, porque la literatura francesa para saxofón de 1930 a 1980 posee muchas erratas que mi querido instructor conocía a la perfección, sobre todo porque gran parte de ellas las estrenó él mismo.

Estos viajes al extranjero, forman en muchos más  ámbitos que el musical y ello me permitió conocer a muchos amigos que hoy ocupan los más destacados puestos en la enseñanza europea, y sobre todo participar en muchas actividades. Además no solo tuve la suerte de conocer a Daniel Deffayet sino que en esa época trabe una gran amistad con Serge Bichon, y conocí a Marce Mule, François Daneels,  Jean Marie Londeix, e  Ivan Roth, entre otros.

La primera actividad europea en la que participe, fue en los Encuentros Europeos del Saxofón de Aix- les-Bans (Francia) los días del 6 al 9 de abril de 1986. Allí pude escuchar por primera vez el buen hacer de cuartetos como Ars Gallica (C. Heraud, H.Saillard, F. Moretti y S. Bertocci) Diastema (P. Lecocq, C. Bois, P. Bracquart, E. Devallon) Serge Bichon (S. Bichon, C. Heraud, P. Lecocq, M. Frederic) a Claude Delangle (que tres años antes conocí en el Concurso Internacional de Ginebra) interpretando la Aulodie de B. Mache, que seria la primera vez que escuché en vivo el saxo con banda magnética, y a Daniel Deffayet con Roger Muraro (premio Tchaikowsky de Moscú de piano y Premio de C.N.S.M.  Paris de Saxofón). Recuerdo la interpretación absolutamente magnífica de ambos, de las  Seis Piezas Musicales de Estudio de Gallois, y aún recuerdo el soplido con mucho carácter (creo que entre el quinto y sexto movimientos) que el maestro Deffayet le dio a la llave C2, porque tenia agua y una nota no sonó limpia. Eso para mí era una minucia que no comprendía, viendo la belleza de su sonido y la calidad de su interpretación memorable, tanto como la del pianista, porque tocar con Roger Muraro era un espectáculo y yo tuve esa suerte unos días antes, concretamente el mismo 2 de abril en el Castillo de Annecy en uno de los conciertos de dicho curso. En dichos Encuentros participé acompañado por Jesús Gómez, con quien hice mi primer dúo y ambos compartimos tan buenos momentos de juventud.

Ante esa euforia que abastecí copiosamente en Francia, debido al interés por el saxofón en nuestro país vecino, ese año efectué varios conciertos en Alicante y Murcia y recuerdo dos anécdotas que no se me olvidaran nunca la primera es que el 2 de mayo realizamos, Jesús Gómez  y yo, un concierto en Denia donde los asistentes se podían contar con los dedos de dos manos, y con suerte porque todos eran extranjeros. La razón era porque a esa misma hora  el Atlético de Madrid jugaba una final de la Copa de Europa de futbol en Sevilla. Pero no me acuerdo por ello, sino porque el Concejal de Cultura en esos momentos de Denia, poco amante del futbol y eufórico por nuestro concierto nos ofreció una mariscada que confieso que nunca vi otra igual, a fecha de hoy. Otros tiempos en los que los organizadores confraternizaban con los intérpretes después de los conciertos, cuanto ha cambiado eso hoy.

La segunda anécdota fue que ese año también efectué mi primer concierto con orquesta, con la Orquesta Sinfónica Alcoyana concretamente, el 26 de junio. Una lesión en el dedo meñique de la mano izquierda me tuvo en jaque hasta el mismo día del concierto, dada la importancia de ese dedo en el Concertino de Ibert,  y estuve recibiendo fisioterapia hasta el mismo día del concierto y los días anteriores del mismo como eran las fiestas de Alicante, acudí a una mutua de Murcia para poder recuperarme aceleradamente (en esos momentos era Catedrático interino de saxofón en Murcia). La semana siguiente hice mis oposiciones entonces nacionales y aprobé mi plaza en el Real Conservatorio de Madrid. 

Esa década de los ochenta en cuanto al saxofón español,  la evoco con mucha euforia y mucha vitalidad en el ambiente saxofonístico y me acuerdo de grandes saxofonistas en ese momento como Jaime Belda y Sanz Espert. 

La actividad europea continuó en España al año siguiente, concretamente en Alicante con los  II Encuentros Europeos del Saxofón, de los cuales afronté la organización de los mismos con el apoyo del Ayuntamiento de la ciudad y con J.M. Zaragoza, I. Mira y A. Gutierrez en la comisión organizadora. Esta actividad me supuso ponerme en contacto con la mayoría de conservatorios de España donde había entonces  profesor y con muchos saxofonistas europeos. La actividad fue un éxito con la participación de mucha gente. Un concierto de apertura con la participación de Delangle, Deffayet, Martínez y la presentación del Sax-Ensemble Quartet de Madrid que después seria el Grupo Sax-Ensemble que todos conocéis. Otros grupos como Diastema, Ensemble de Lyon, Cuartetto Aquilano, o solistas como Ciavaltella, Amiot, Dubois,  Filipetti, Salime, Totaro, Monetti, Dodin, provenientes principalmente de Francia e Italia, también asistió Almeida de Portugal.  De nuestra floreciente escuela  participaron Belda, Mira, Peris,  Pillo,  Bofill, Barberá, Salas, Santacruz, Dela Vega, Silguero, Llopis, e Iturralde. Los conciertos más destacables fueron los de apertura con el Grupo Lucentum y Deffayet, Delangle y Martínez como solistas, interpretando obras de De Pablo, Bernaola, Nono, Villalobos y  Milhaud. De este último autor “La creación del mundo”, defendida  por Deffayet,  fue una interpretación memorable. La clausura estuvo a cargo del Cuarteto Deffayet en la que seria su penúltima actuación, precisa y ardiente, como los saxofones rojos que tan bien dominaban. Poco más adelante el cuarteto se disolvería, principalmente por la jubilación del insigne profesor del conservatorio de Paris.

La historia del saxofón en España, continua con la creación de la Asociación de Saxofonistas Españoles que surgió  por el impulso de estos encuentros europeos del saxofón en parte y la asamblea de constitución tuvo lugar en el Conservatorio de Madrid, donde se eligió la primera junta directiva y además,  también guardo un imborrable recuerdo del optimista y trabajador Miguel LLopis, que flotó un autobús desde Valencia para asistir a la fundación de nuestra querida ASE.

Las siguientes vivencias se relacionan frecuentemente con el Grupo Sax-Ensemble y sus primeros conciertos en Madrid (Reina Sofia, Auditorio Nacional). También fue muy grato el contacto que tuve con un estudiante entonces del Real Conservatorio el pianista Sergio Barcelos, que fue quien me motivó para realizar el articulo que escribí sobre Villa-Lobos en la primera revista de la ASE, ya que él mismo había efectuado varios actos en conmemoración del centenario de su nacimiento en España el año anterior. Gracias a él, conocí la amplitud de la inmensa obra de este autor con participación del saxofón, que sin duda es la más amplia de un compositor importante de la historia musical  del siglo XX.

En se mismo año de 1988 transcurrió un congreso Mundial del Saxofón en Tokio al que no asistí. Al año siguiente para mí lo más importante que vi fue el concierto de Daniel Kientzy en el Círculo de Bellas Artes. Si no me equivoco creo que fue un 13 de noviembre y me causó una gran impresión por ver las posibilidades que el saxofón ofrecía en el campo de la música electroacústica mixta. En ese concierto conocí entre otras las obras de Zulema de la Cruz, Adolfo Nuñez, Pérez Maseda, Eduardo Polonio  y Jesús Villa Rojo, que posteriormente yo también grabaría en disco. La aportación de este gran músico francés a la música para saxofón es impresionante y está poco valorada dentro del ámbito académico y del gremio digamos. Personalmente, aunque ya había visto alguna pieza de este tipo y tenia algún disco, fue lo que me originó un gran aprecio por este repertorio y propició que dedicase gran parte de mi trabajo concertístico al mismo. También en 1989 el Sax-Ensemble, efectuó su primer concierto en el Festival de Música Contemporánea de Alicante.

1990  fue un año de muchas celebraciones y mucha actividad tanto en España como en Europa debido a la conmemoración de la efeméride del 150 aniversario del saxofón. En el Conservatorio de Madrid, Delangle (diciembre 1989) Deffayet (febrero 1990) y Bichon (abril 1990) efectuaron sendas masterclas  y conciertos. La actividad de cursos ya comenzaba a despuntar en España desde 1989 con el Curso Internacional de Benidorm  y en 1990 con la Universidad Europea del Saxofón en San Juan de Alicante. Además de ello la ASE organizó sendos concursos de Saxofón (Valencia)  y de Composición cuyo concierto se llevó a cabo en el Auditorio Nacional.

En Europa se llevó a cabo primeramente en abril un congreso denominado “Saxophonias-Estado general  mundial del saxofón” organizado por Londeix, en  la ciudad de Angers (Francia) en abril. Hubo participación de numerosos países como Francia con una amplia representación de Burdeos y de Paris con el recién nombrado Delangle y otros grupos  como  World Saxophone Orchestra  Cuarteto Gabriel Pierne, Cuarteto Jean Ives Formeau,  Cuarteto de Viena, Cuarteto  de Kiev, Quinteto de Moscú, Ensembles de Burdeos , Blois , Fougeres, Amiens, el dúo Martínez-Mariné de España y dos conciertos sinfónicos y la Orquesta Nacional de Jazz francesa.

Las Jornadas Europeas del Saxofón organizadas en Dinant, la localidad natal de Adolfo Sax, organizadas por el profesor de saxofón de Bruselas, Alain Crepin, fue la manifestación saxofonística más importante de la década, no solo por la participación de saxofonistas incluso de América, y por las numerosas conferencias sobre investigación, la enseñanza en Europa y creaciones saxofonísticas.  Un encuentro de 1000 saxofonistas frente al busto de Adolphe Sax fue una de las manifestaciones originales y en mi caso participe en el concierto de clausura con la Banda de Música de la Fuerza  Aérea y en dúo de saxos con José Manuel Zaragoza. La anécdota de esta actividad fue  que un equipo de TVE estaba en la ciudad con motivo de la Exposición de instrumentos de Adolfo Sax.  Al ver en la manifestación a un español y además profesor del Conservatorio de Madrid, hicieron un reportaje que no solo se emitió en el Telediario de la primera cadena, si no que en numerosos países europeos.

Las actividades de la década  de los  ochenta, fomentaron al saxofón en la sociedad española como un instrumento de moda, en los conservatorios, junto la flauta era el instrumento de viento con más demanda. En San juan de Alicante comenzó a organizarse la Universidad Europea del Saxofón que un año antes se había originado en Gap (Francia). Esta etapa de la Universidad del Saxo impulsada por Serge Bichon, con una vocación política de integración europea, con participación de profesores de varios países europeos, fue el periodo más integrador de la cultura europea del  saxofón. El curso español de la Universidad, organizado ininterrumpidamente durante 20 años, fue durante muchos años de los más importantes del mundo y con más impacto que su gemelo de Francia. En los 10 primeros años de dicho curso, participaron  500 alumnos de diferentes países como España, Holanda, Suecia, Escocia, Nueva Zelanda, Suiza, Japón, Argentina, Francia. También se organizaba paralelamente un  Concurso Internacional de Saxofón desde 1994 a 1997, en el participaron  96 Candidatos procedentes, de España, Japón, Holanda,  Suiza,  Nueva Zelanda  y Rusia.

La primera gran manifestación internacional de la década de los noventa fue el Congreso Mundial del Saxofón de Pésaro (Italia) ente el 3 y el 7 de septiembre de 1992. Esta actividad también fue una muestra de  la evolución que el saxofón tuvo en Europa en la década de los ochenta.

Fundado el congreso Mundial en Chicago en la década de los setenta, esta actividad se había celebrado en pocas ocasiones con anterioridad en Europa (Burdeos, Londres y  Munich). El “Festivale Mondiale dil Sassofono” que así se denominó en Italia, fue la fiesta saxofonística más importante a la que pude asistir hasta entonces. Con cuatro “soires” con orquesta sinfónica y muchísimos interpretes provenientes del todo el mundo.  Allí por ejemplo conocí a Kenichiro Muto, Nobuya Sugawa, Federico Mondelci que era el director del Festival, las Rollin Phones, Salime, Charrier, el Mi bemol Ensemble de Osaka etc. La participación española fue animada y entre otros, Toldos, Librado, Cuarteto de Barcelona, Orpheus, Mira, Mijan, y en el concierto de Clausura Martínez, con la Orchestra Internazionale de Italia, donde compartí  concierto como solistas con Keneth Fischer por ejemplo, Goury , Marzi, Young, Berdini y Charrier. 

Continuando con la historia del congreso Mundial en esa década, la organización del siguiente la ganó en asamblea Arno Bornkamp para celebrarse en Amsterdam en 1995. En cambio el conocido saxofonista no pudo obtener los necesarios apoyos en su país y la siguiente edición se celebro en Valencia en 1997. Esto fue la causa del periodo  más largo sin congreso que hubo desde su creación, 5 años. Al inicio en Estados Unidos, concretamente en Chicago el congreso se celebraba cada año y luego se acordó  hacerlo cada tres. Y así ha sido hasta el presente año que se celebrará el dieciseisavo en Escocia. Que decir del XI Congreso Mundial del Saxofón de Valencia, la primera anécdota es que os aseguro que con diferencia es el libro más gordo[2] de todos los seis a los que he asistido.

Mucha gente me recuerda cuando viajo al extranjero que fue el mejor, sin duda por una ciudad tan bella como Valencia, unas instalaciones como el Palau de la Música, y una comisión organizadora encabezada por Juan Antonio Ramírez que supieron llevar bien a cabo el evento. Citar alguna de las participaciones es difícil yo tuve el honor de participar en el concierto de orquesta del primer día junto con Formeau, Delangle, Bornkamp y Mijan, estrenando un concierto para saxofón y orquesta de Carlos Cruz de Castro.

Como es lógico la participación española fue multitudinaria y de una gran calidad, situando a nuestro país como uno de los punteros del instrumento en Europa e incluso a nivel internacional. Entre los recuerdos más gratos tengo al concierto de jazz en un club del cuarteto de saxofones de la Habana (Habana Sax) y el castillo de fuegos artificiales del día de la clausura, frente a los jardines del Palau. Como no podía ser de otro modo, ya que estábamos en Valencia, fue una actividad única y en todos los congresos  mundiales posteriores todavía recordada.

El siglo se cerraría en cuanto a manifestaciones mundiales de saxofón en Montreal, donde tuvo lugar el doceavo congreso del 5 al 9 de julio del año 2.000. La participación Europea fue menor ya que lógicamente la mayoría de la inscripción fue del vecino país  Estados Unidos.  Aparte del congreso de Valencia, fue en esta ocasión, hasta el momento, donde hubo la mayor participación española,  además los cuartetos Itálica y Eolian y Dúo Albar, los grupos Desaxtre, Periple, y los solistas Lozano, Miján, Garrido, Gómis, Almendros, Giner, Silguero y Franco, actuó el Grupo Sax-Ensemble (con estrenos de De la Cruz y Jacinto)

Enumerar las actividades que asistí en esta última década del siglo es difícil y me resulta exhaustivo. Tengo que citar que el saxofón se enseña desde entonces en todos los conservatorios de España y escuelas de música, salvo raras excepciones, los cursos de música de verano también florecieron en todo el país, algo muy diferente a lo ocurrido en la década anterior donde prácticamente estábamos obligados a viajar a Francia.

Si tengo que destacar algo en la década de los  noventa, sin duda es la aportación al repertorio español para el saxofón del grupo Sax-Ensemble y de su director, 76 piezas hasta el año 2000 (149 en la actualidad). En la década de los noventa este grupo actuó por todo el país además de en Paris, Londres, Burdeos, Bélgica, Canadá etc. En 1997 fue el primer grupo en España al que se le concedió el Premio Nacional de Música de Interpretación y al final de la década su ciclo “Música para el tercer milenio” fue una referencia imitada por otros, pero todavía nadie ha conseguido que tantos compositores escriban tanto para un grupo u orquesta en esa década[3].  Creo que de todas las vivencias narradas en este artículo son un resultado sobre todo de las experiencias y manifestaciones de la década de los ochenta, y eso origino un gran desarrollo de manifestaciones musicales, que continúa hasta la actualidad, pero eso les corresponderá  a otros contarlo.



[1] En 1939 y 1945 Marcelino Bayer fue nombrado profesor en el Conservatorio Superior de Barcelona.

[2] Referido a la cantidad de asitentes.

[3] Solamente Grupos como Lim y Círculo habían impulsado con anterioridad tanto la creación de música actual, pero en una publicación del Centro de Documentación Musical del Ministerio de Cultura, el grupo Sax-Ensemble fue, teniendo en cuenta incluso a las orquestas, quien mas estrenos mundiales efectuó en los años noventa.

joomla template 1.6
template joomla