Por Francisco Martínez

Heitor Villa-Lobos nació en Río de Janeiro el 5 de marzo de 1887, su padre músico amateur fue quien le inició en el camino de la música, decía: «Me inicié desde la más tierna edad en la vida musical gracias a mi padre, aprendiendo con él a tocar un pequeño violonchello», «En su compañía solía asistir a ensayos de orquesta, conciertos y óperas, a fin de habituarme a la práctica del conjunto instrumental». Raúl, su padre, falleció cuando éste no había cumplido aún los diez años, y su madre, Noêmia, trató de que siguiera los pasos de la medicina y le prohibió la práctica de la música. Su tía, Zizinha, en cambio, también excelente pianista, fue la que le indujo a continuar los pasos de la música, organizando incluso conciertos familiares, ésta tenía sin duda predilección por Bach, de la que se vio enormemente influenciado Heitor, a escondidas perfeccionó su técnica del violoncello, la guitarra, el clarinete, y el piano. A los 16 años se marchó de su casa  para refugiarse en la de su tía, formó parte de grupos de música popular, «seresteiros y choroes», y de estos últimos procede la inspiración sus apreciados «Choros».

Leer más:

"A.S.E." son las iniciales de Asociacion  de Saxofonistas Españoles. Esta web sustituye a la Revista ASE publicada en papel durante unos 10 años y pretende ser un punto de encuentro para que sus socios compartan sus experiencias, anuncien sus actividades alrededor del saxofón o sus búsquedas en internet.

Leer más:

Fue un fabricante de instrumentos musicales. Es más conocido por haber inventado el saxofón.
Desde joven fabricó instrumentos e interpretó el clarinete, llegó a percibir imperfecciones de este último instrumento con lo cual se dedicó a superarlas.

Estuvo fascinado con la idea de inventar un instrumento de viento que por su timbre y carácter pudiera aproximarse a los instrumentos de cuerda, pero que al mismo tiempo tuviera más intensidad y más fuerza.

Al modificar algunas de las características en calidad del sonido, y en la resolución de problemas acústicos que tenía el clarinete, Adolphe Sax diseña y construye lo que hoy se conoce como saxofón. 

Al principio, como es de suponer, tan sólo el propio Sax era quien ejecutaba su saxofón.

Para 1841, en la ciudad de Bruselas, lo tocó por primera vez ante público.

En 1842, el joven fabricante llega a París con su saxofón y recibió una gran acogida por los compositores de la época. Luego de esfuerzos constantes para su perfeccionamiento, lo que hoy conocemos como la familia de los saxofones, fue patentada en París, el 28 de junio de 1846.

En 1844, Héctor Berlioz compuso la primera obra que se conoce para este instrumento, que es el sexteto Canto Sagrado, y que fue estrenada el 3 de febrero de 1844 bajo la batuta del propio Berlioz y con Adolfo Sax en la interpretación de su saxofón. 

Leer más:

Por Francisco Martinez

Origen

Era hijo de Manuel Aquiles Debussy y Victorina Maunourny. Su padre, en el servicio de víveres de la alcaldía y luego escribiente en la compañía Fives-Lille de París, llegó a capitán de la guardia nacional al servicio de la Comuna y fue condenado por ello a cuatro años de prisión, de los que cumplió el primero.

Este episodio y otros quizá contribuyen a explicar el mutismo de Debussy sobre su infancia. Aunque en ocasiones se ha calificado a sus padres de modestos empleados sin ambiciones culturales o impulsos artísticos, esta idea no parece cierta. De hecho, Manuel Aquiles llevaba con frecuencia a su hijo a las representaciones del Teatro Lírico, en donde el niño veía las operetas de moda y donde una representación de El Trovador, de Verdi le trastornó, según su propia confesión. En algunas estancias en Cannes, en casa de su querida tía y madrina Clementina Debussy, recibió sus primeras lecciones de piano en 1870 y 1871.

Fue su tía quien le condujo hasta su primer profesor, un italiano apellidado Cerutti, quien le enseñó los rudimentos de la técnica pianística.
Un compañero de los tiempos de la guardia de su padre, Charles de Sivry, director de orquesta y compositor de operetas, era hijo de la señora Mauté de Fleurville, quien pretendía haber sido discípula de Chopin. Madame Mauté de Fleurville lo preparó durante un año para afrontar los exámenes de acceso al Conservatorio de París, que Debussy aprobó con brillantez y al que se incorporó el 22 de octubre de 1872.

Leer más: